Hablemos: 881 068 379

La comodidad de la infelicidad

Hacía tiempo que mi agenda no me permitía dedicar un rato a escribir en este espacio para la reflexión, y hacía tiempo que en mi cabeza resonaba la idea de contar algo sobre mi visión personal de la infelicidad. Algunas cosas, han ido sucediendo a mi alrededor, que me invitaban a reflexionar sobre nuestra adicción en muchos casos, a ser infelices. En el último congreso internacional sobre Inteligencia Emocional, tuve la suerte de asistir a la ponencia sobre la felicidad de Sonja Lyubomirsky, profesora de psicología de la Universidad de California, formada en universidades como Harvard o Stanford. Su fantástico trabajo esta relacionado con el estudio de la felicidad en los seres humanos (La ciencia de la felicidad, Editorial: Urano) nos invita a reflexionar simplemente desde un revelador dato que aportan sus estudios. El 50% de nuestra capacidad potencial para ser felices, reside en nuestras bases genéticas (así que mirando hacia aquellos de lo que venimos, podemos sacar tal vez algunas conclusiones). El 10% depende del entorno que nos está tocando vivir, el contexto, las circunstancias. Y el 40% depende única y exclusivamente de nosotros. De nuestra decisión consciente para elegir mirar la vida en términos de oportunidades en lugar de como amenazas.

Mirar la vida y tomar los eventos que nos acontencen como oportunidades, no quiere para nada decir que tomemos todo como “happy flower power”, ya que esto sería tratar de engañarnos a nosotros mismos y sus consecuencias negativas estarían a la vuelta de la esquina (evitación del dolor, huída de los eventos difíciles y duros que la vida nos pueda presentar, etc… hasta quedar atrapados por ellos cuando no quedaran más lugares hacia los qe huir para no enfrentar e integrar estas experiencias). Mirar la vidad en términos de oportunidades, quiere sencillamente decir, que elegimos aprender algo de cada situación que se presenta. No escapamos de ella, sino que la aceptamos como viene. En lugar de resistirnos a ella, ya que cuando nos resistimos abrimos la puerta a todo nuestro repertorio emocional negativo (ira, tisteza, vergüenza,miedo,…), la aceptamos en nuestra vida tratando de obtener un fruto de la misma para crecer, alimentarnos y evolucionar con ella. Recuerdo que cuando murió uno de mis abuelos (hace tiempo ya) la tristeza de la situación me invitó a reflexionar sobre lo que sabía acerca de ella como persona. Y la respuesta es que la conocía de forma muy superficial. Muy poco sabía yo de sus sueños, anhelos, experiencias, frustaciones, alegrías, y demás aspectos má profundos de su vida. Como su historia, daba forma a mi historia, no conocerles de verdad a ellos, significaba en parte, no conocerme también a mí.  Encontré la oportunidad a partir de esa situación, de dedicar un mayor espacio a conocer al resto de mis abuelos que aún permanecían vivos. Conocerles en mayor profundidad. Acercarme a ellos con mayor curiosidad. Y la experiencia fue muy satisfactoria, no sólo para mí, sino que siento que también para ellos. De este modo pude encontrar una oportunidad en una difícil realidad, que no dependiendo de mi en su resultado (la muerte), si que me brindaba una bonita “ventana de oportunidad” para mirar mi vida desde una nueva y enriquecedora perspectiva. Desde este lugar, puedo decirle a la vida “GRACIAS” por lo que me ofreces, en lugar “TE ODIO” por tu crueldad.

Después de años de trabajar con tantas y tantas personas (a las que agradezco la oportunidad de, con su generosidad para abrirse y compartir su “corazón”, ayudarme cada día a conocerme un poco más, conociéndolas a ellas) hay una situación que no deja de producirme una cierta tristeza. La impotencia que muchas de ellas sienten para tomar las riendas de su vida y decidir de un vez por todas “SER FELICES” con lo que son, lo que  hacen o lo que tienen. La dificultad que sienten para independizarse emocionalmente de  sus contextos, presentes y pasados y tomar con ello perspectiva, las lleva en muchos casos a conformarse con una vida medianamente infeliz. Se han acostumbrado a convivir con la infelicidad y ésto ha calado tan profundo en ellas que incluso sienten que tal vez no sean capaces  de cambiar, que tal vez sea demasiado tarde para ellas o que incluso no son merecedoras de una vida más “FELIZ”. Salir de su zona de comfort infeliz, pero su zona de comfort al fin y al cabo, se convierte en un salto tan grande al vacío, que sólo de pensar en dar un paso fuera de ella, sienten un terror que las paraliza. El miedo, se hace dueño y señor de sus vidas. El miedo a dar ese salto hacia una vida mejor, hacia unos parajes desconocidos hasta el momento por ellos, les mantiene en la situación infeliz, pero conocida y familiar en cualquier caso. En muchos casos, se han identificado tanto con ese YO infeliz y ha quedado tan enterrado ese otro YO que reclama su derecho a la felicidad, que cuando éste último tímidamente hace cualquier acto de presencia, es cruelmente devuelto a su destierro. “No seré capaz, no merezco una vida mejor, tengo lo que me merezco, es imposible que cambie, no tengo derecho a más, es demasiado difícil para mi cambiar, no merece la pena ni que lo intente, siempre vuelvo a lo mismo, ya lo he intentado muchas veces, cuando cambie mi situación tal vez, si consiguiera ese trabajo que deseo, si mi pareja fuera más, si me tocara la lotería….” y un largo etcétera de creencias limitantes que golpean sin descanso y sin piedad a ese tímido YO deseoso de reclamar su derecho a ser feliz, que quiere salir de la terrible prisión en la que está recluido.

Por ese desde aquí quiero decir bien, bien alto:

“Mereces ser feliz”

“Tienes pleno derecho a ser feliz”

“Eres totalmente capaz de ser feliz”

“Disfruta de la oportunidad de desarrollar la mejor versión de ti mismo”

“Construye con amor tu vida ideal y no renuncies antes siquiera de intentarlo”

“Equivocarse y retroceder  forma parte de aprender, cambiar y evolucionar”

” Tal vez sea más fácil conseguirlo de lo que crees”

Regálate la oportunidad de tu vida y no dejes de regalártela una, otra y otra vez, aún cuando se presenten una o mil dificultades. Decide ser tu mejor amigo, compañero maestro o guía.

ELIGE SER FELIZ…ES TU DERECHO.

13 comentarios
  1. Creo que uno de los artículos más bonitos que he leido. Me encanta la reflexión y creo que al final, todos podemos hacer algo para ser, al menos, un poquito más felices en nuestro día a día. Me esforzaré en ello y leeré la reflexión siempre que flaquee. Gracias

    • Gracias a ti por todo el “AMOR” que me regalas. Tu “AMOR” me hace muy, muy feliz.
      Te quiero sp&td

    • Gracias por reglalarme tanto “AMOR”. Me haces muy, muy “FELIZ”.
      Te quiero sp&td

  2. Estoy totalmente de acuerdo, teniendo en cuenta que a lo largo de nuestra vida, pasamos por mucho momentos, en este seguro que se cae, cómo en el regocijo de la melancolía, la tristeza, ect… Sacar fuerzas en luchar contra el miedo a lo desconocido, y matar a la incertidumbre que tanto nos martiriza, a veces se hace muy difícil, pero pocas cosas merecen tanto la pena, CÓMO VIVIR!!, con letras mayúsculas…..

    • La verdad es que no se me ocurre ninguna cosa que merzca tanto la pena como VIVIR… que simplemente es un regalo que nos han hecho sin ni siquiera haber hecho nada por recibirlo. VIVIR con propósito para mi significa tanto dejar una huella en el mundo, como hacerlo desde un actitud vital de servicio hacia los demás. ¿Qué se habría perdido el mundo si tú o yo no hubiéramos nacido? ¿Qué se hubiera perdido nuestra familia, nuestros amigos, nuestros compañeros, o aquellos con quienes nos cruzamos en la vida e incluso a quienes aún no conocemos? Bonito regalo…LA VIDA…ante la cual para poder entregarle lo mejor de nosotros mismos, necesitamos empezar por cuidarnos, apoyarnos y querernos un poquito más,para así rebosar de buenos regalos que ofrecer a los demás…

  3. Arriegarse a VIVIR… me encanta para un nuevo artículo…
    GRACIAS a tí por tu entusiasmo…un placer dejarse contagiar por él…
    Un beso.

  4. Me imagino que persona te ha inspirado para redactar este artículo. Pero ya sabes, es cosa de esa persona. Pero le queremos profundamente, por eso nos duele.
    Un abrazo hermano

  5. HOLA LEANDRO:
    ME SIENTO EN ESTE MOMENTO DE MI VIDA MUY IDENTIFICADA CON ALGUNAS DE LAS FRASES DE ESE ARTÍCULO.
    ACABO DE DEJAR UN TRABAJO EN EL QUE HABIA ALGO QUE ME HACIA SUFRIR TANTO QUE TIRÉ LA TOALLA. Y AHORA LO ESTOY PASANDO TAN MAL…ME FALTA LA “COMODIDAD” DE LA RUTINA Y LOS CONTRASTES: ERA TAN FELIZ (y lo sabía) EN LOS RATOS DE LIBERTAD… MIS MEDIODÍAS ERAN M A R A V I L L O S O S ,ESAS DOS HORAS Y MEDIA ERAN MI REGALO DIARIO QUE PLANEABA CON MIMO PORQUE NO PODÍAN SER MÁS MERECIDAS(EN MI OPINIÓN) AÑORO PERTENECER A UN GRUPO Y SOBRE TODO LOS MOMENTOS EN LOS QUE SE ME “PERMITÍA” DISFRUTAR DEL PLACER DEL TRABAJO BIEN HECHO .AHORA TENGO TODO EL TIEMPO DEL MUNDO Y NO SÉ ORGANIZARLO NI BUSCAR MI PRIORIDAD .BUENO LOS DÍAS 18 Y 19 ACUDIRÉ A EL CURSO QUE IMPARTIRÁS EN ASTILLERO QUE SEGURO QUE ME SERÁ ÚTIL.UN SALUDO

    • Hola Emilia,
      gracias por compartir tu experiencia y por tus palabras. Será un placer compartir contigo este próximo Taller en Astillero, y ojalá que en ese “compartir” puedas encontrarte lo que necesitas (que tal vez esté más cerca de lo que pudiera parecer).
      Hasta pronto. Un saludo.

  6. Gracias por aportar (en cualquiera de los post) reflexión de la que provoca cambio. Cambio en clave positiva. Es cierto, a veces se produce la contradicción de que queremos cambiar (nosotros, lo que nos rodea) y nos autojustificamos con las excusas más inmovilizadoras, por que cambiar conlleva dejar ese “refugio” en el que nos acomodamos y al mismo tiempo detestamos. Pensando en si la clave estará en el “hábito”, me he propuesto escribir unos pequeños carteles para colgarlos en la puerta de casa (Hoy elijo sentirme…) y todos los días, antes de salir, ELEGIR uno para que no se me olvide y tomar conciencia de que puedo elegir. Quizá resulte infantil, pero creo que también es algo simple y puede ser la manera de comenzar a cambiar hábitos…De paso, se lo propondré a mi hija.
    Para mí ha sido todo un descubrimiento escucharte y leerte: ¡PUEDO ELEGIR YO! (esto es lo mejor, redescubrir la libertad)
    Un abrazo.

    • Gracias a ti también, Carmen por el regalo de tu ánimo, tu ilusión y tu agradecimiento. Recibir regalos, en forma de palabras, como las tuyas, me animan a continuar en una línea que “siento”, es necesaria en nuestros días. Me entusiama además tu iniciativa para recordarte cada día, que “tú tienes el poder y la libertad de elegir”. Para mi nada tiene tu acción de infantil, mientras que lo tiene todo de madurez. La madurez que da el valor, la humildad y la serenidad. Y esto me recuerda, unas palabras cargadas de sabiduría, que San Agustín nos regaló y que dicen: “Señor, dame el valor para cambiar lo que sí puedo cambiar, la serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar, y la sabiduría para reconocer la diferencia”.
      Recibe mi deseo de que tus sueños e ilusiones, tomen forma en la realidad, así como de que disftutes cada día un poco más, de ese hermoso proceso que significa ir avanzando hacia ellos. El hecho de que el resultado final sea tal y como nosotros habíamos imaginado, en muchos casos no depende única y exclusivamente de nuestro deseo. Pero lo que sí depende de nosotros es poner lo mejor que llevamos dentro cada día, para que el resultado, sea al final el que sea, se traduzca en “el mejor posible”.
      Un abrazo.

  7. Hola Leandro: No hay como leer tus articulos para ayudarme a reflexionar y salir del bache cada vez que una se viene abajo por diversas circunstancias.Son de lo mejor que he podido leer hasta el momento y de gran ayuda en muchas ocasiones.GRACIAS.
    Que tengas un feliz 2010

    • Hola Matilde: Gracias por tu apoyo, por tu agradecimiento y por tu reconocimiento… Es un gran placer para mi, poder aportar algo, por pequeño que sea, a cualquier persona que “lo busque”… Te deseo FELICIDAD… TE DESEO CONFIANZA…y TE DESEO LIBERTAD para poder encontrar tu oportunidad, en todas y cada una de las experiencias que te presente LA VIDA… MUCHAS GRACIAS y HASTA PRONTO…

Responder