Hablemos: 881 068 379

El coaching más poderoso: “coaching al QUIEN”

Si eres cliente de coaching (coachee) ¿alguna vez te has preguntado qué ha hecho tu coach, que parece no haber hecho nada, y sin embargo te ha llevado hasta un nivel de conexión contigo mism@, conciencia, claridad, motivación para la acción o emoción, que te deja diciendo…GUAU… QUÉ ME HAS HECHO? Y si eres coach ¿alguna vez te has preguntado cuál es la manera más poderosa de hacer coaching con tus clientes? ¿Esa que genera resultados de alta calidad a lo largo del tiempo?

Pues bien, ese coaching esencialmente poderoso y movilizador, es el “Coaching al QUIEN”. Puede que te estés preguntando, y ¿qué es eso del QUIEN? Y la respuesta es… el SER del cliente. Su identidad presente y futura, sus valores, creencias y conductas en conexión con su esencia más profunda, íntima, vulnerable y poderosa al mismo tiempo. Es lo que algunos coaches denominan, coachear al corazón del cliente.

Suena bien ¿no? Pero, y ¿cómo se hace eso? La respuesta es “con el corazón”. Eso sucede cuando el coach se olvida de las herramientas externas, de sus intenciones, de su agenda y de las preguntas fórmula orientadas a una solución prevista. Para coachear al QUIEN, el coach ha de mantener su individualidad al mismo tiempo que se funde con su cliente. Ha de estar entrenado en cómo estar “aquí y ahora”, preguntando desde el “no sé la respuesta” y sintiendo como las preguntas surgen en su boca como “por arte de magia”. Sin intención previa, sin parloteo mental, sin análisis racional, sino desde un estado de Presencia Profunda.

Coachear al QUIEN, requiere entrar y mantener ese “estado” de Presencia para conseguir que “la magia” suceda. Porque es entonces cuando coach y cliente, bailan QUIEN con QUIEN, explorando los QUÉS, CÓMOS Y PARA QUÉS… Porque cuando el Coach está en “ese estado”, las preguntas apropiadas surgen en el momento oportuno… Es una sensación muy reconfortante y placentera tanto para el coach como para el cliente. En mi caso, cuando esto sucede, siento que se para el tiempo, una ligera presión en los ojos y una especie de zumbido en los oídos. ¿Y tú? ¿Puedes reconocer lo que sientes cuando estás conectad@ con tu QUIÉN?

¿Qué sucedería si conectaras ahora con esa parte profunda, íntima y poderosa de tu SER y te preguntaras?

  1. ¿Quién estoy siendo ahora?
  2. ¿Quién quiero ser mañana?
  3. ¿Quién necesita hacerlo?
  4. ¿Quién quiere hacerlo?
  5. ¿Quién seré haciéndolo?

Cuando un ser humano conecta con su “QUIEN”…cabalga hacia su meta, a lomos de un “pura sangre”… uno que además… anhela ser cabalgado…¿Y tú? ¿Has despertado ya al tuyo?

Leandro Fernández Macho

Coach ejecutivo y personal, Profesor de Eneagrama, Formador en habilidades de la Inteligencia Emocional y Consultor en gestión y desarrollo de personas

Responder